Home » Home » RESEÑA HISTÓRICA ESCUELA AURORA DE CHILE TALCA

RESEÑA HISTÓRICA ESCUELA AURORA DE CHILE TALCA

“… Si queremos que nuestras raíces, no se evaporen junto a una arquitectura que lentamente va enmudeciendo, conversemos con nuestros hijos del ayer. Mostrémosles sus raíces, construyámosles, con la imaginación, una máquina que los traslade al tiempo pasado, para que amen y valoren su propio tiempo e imaginen uno mejor…”  

                                                                           (Jorge Valderrama Gutiérrez, Profesor e Historiador)   Hacia los años 60, en el sector rural, sur oriente de Talca, en medio de lo que fueran terrenos agrícolas, huertos y hortalizas, es  fundado un conjunto habitacional, cuyos gestores son esforzados trabajadores agrícolas, jornaleros y empleados de una cercana fábrica cervecera.  Muchas  familias,  con numerosos hijos, conforman una población habitacional de autoconstrucción,  en terrenos de la que se denomina Cooperativa  Río Claro. Esta  población  que se erige, es la Población  Aurora de Chile. 

La numerosa  población infantil, de aquel entonces, demanda  educación, pero no hay escuelas cercanas. Surge entonces la necesidad de crear una. Para ello, los pobladores reservan con ese fin, un lote ubicado en medio de la población, terreno que es cedido por las cooperativas de autoconstrucción Fátima y Río Claro. Lugar en que se construye dos salas de madera con apoyo de las autoridades educacionales, pero con el  esfuerzo y trabajo de los mismos pobladores y sus hijos, quienes dedican sábados y domingo a preparar el terreno para construir sus viviendas, una capilla, un policlínico y su escuela.

El inicio de las clases en esta escuela, es programada  para marzo del año 63. Termina el verano y los estudiantes de Talca se preparan para un nuevo periodo escolar,  perero el otoño se presenta muy severo. Lluvias torrenciales de 15 días, inundan gran parte de la ciudad. Se anegan los accesos y llegar a las  aulas, se hace difícil. Por lo que se suspenden las clases por casi todo Abril y los establecimientos educacionales se convierten en albergue para los damnificados. Por esta razón, nuestra  escuela, abre sus puertas por primera vez  el 22 de mayo de 1963 con el nombre de Escuela Rural Mixta de segunda clase, N° 88 de Talca, siendo su primera directora la señora Violeta Bastías Laumonte. Esta pequeña escuela inicia sus actividades pedagógicas en dos salas de madera y piso de tierra, dos antiguos pizarrones, 25 bancos bipersonales  traídos de la escuela N° 33 de Maule. Más tarde, los mismos dirigentes poblacionales harán gestiones para conseguir su primera campana.

           Mientras se tramita el decreto respectivo para su funcionamiento, se constituye en este lugar como anexo de la Escuela Rural El Tabaco. Siendo los primeros profesores de éste, los Sres. Carlos Concha Poblete, Leonardo Villarroel y la Srta. Carmen Troncoso Rojas, provenientes de la Escuela El Tabaco. 

         Dos modestas salas, albergan a 88 alumnos, como lo acredita el libro de registro de ese año. Alumnos y alumnas que son atendidos por los profesores antes mencionados.  Todos ellos son beneficiarios de desayunos  y 40, con almuerzo, el que es preparado por  apoderados de casas vecinas quienes con un gran sentido solidario y cooperador  se turnan para prestar esta ayuda. 

El almuerzo  es servido en una de estas dos salas de clases.  No es fácil educar en estas condiciones, carencia de agua y baños inadecuados, un patio polvoriento y caluroso en verano y un lodazal y mucho frío en el invierno. Los profesores de entonces junto a padres y apoderados no cejan en su objetivo: “Mejorar y hacer crecer su escuela”. Para ello organizan la campaña del ladrillo y otras actividades de beneficio. Más el trabajo esforzado y voluntario de los días sábados, logran importantes avances. De allí nace el sentido de pertenencia y cariño que los hijos de este barrio, le tienen a su escuela.

Este incipiente establecimiento educacional, proyecta la construcción paulatina de 8 nuevas salas que se espera, acoja a 300 nuevos alumnos, como matrícula segura para marzo de 1964. Además se construirá una sala para profesores y una oficina para la directora, ya que para realizar ésta sus funciones, ocupa una oficina cedida por el gerente de la cooperativa Fátima, oficina  que también, es parte del policlínico local.

Para Abril de 1964 la escuela Rural N° 88, cuenta con una matrícula efectiva de 288 alumnos distribuidos en 6 cursos de 1° a 6° año. Esto es gracias a que la cooperativa ha logrado un beneficio del estado para construir  nuevas salas haciendo sus asociados un aporte de  E°15.000  (dinero de la época) salas que siguen el modelo arquitectónico de la Reforma Educacional del Presidente Frei Montalva. Reforma que construye  gran número de escuelas en el país y en este proceso, ésta se ve beneficiada con la construcción de pabellones que hasta hoy,  aún se utilizan y conservan  en  las alas norte y sur,  entre nuevas construcciones de modernas arquitecturas. 

         Desde 1973 a 1989 asume el cargo de director en esta escuela el señor Francisco Guerra Toro. Por estos años, en 1981, con el traspaso de las escuelas públicas al sector municipal, ésta, la Escuela Rural N° 88, pasa a llamarse Escuela E – 157 de Talca. 

         Desde 1993 a 1995 la dirige  el señor Querubín Navarrete,  a quien le sucede el señor Enrique Alcaino Ocaranza durante el periodo de 1995 a 1996.

         Posteriormente asume el señor Carlos Concha, durante cuya administración la escuela alcanza un importante crecimiento junto a los profesores que le acompañan. Construyéndose en este periodo, el gimnasio techado. Un nuevo decreto de 1990 – 1991, dispone que todas las escuelas públicas del país deben  agregar a su número  de identificación, el  nombre de destacadas personalidades o lugares significativos de su entorno. Por consiguiente La Escuela E – 157 pasa a llamarse desde entonces, Escuela Aurora de Chile, tomando el nombre del sector en que se encuentra inserta.

            Desde 1997 hasta el año 2013 tuvo la misión de hacer crecer significativamente y modernizar nuestra escuela el señor Héctor Riquelme. Durante cuya administración y dirección, la escuela alcanzó importantes logros como la Excelencia Académica, La ampliación y modernización de nuevos pabellones con acogedoras aulas dotadas de modernas tecnologías, laboratorio de computación, camarines equipados, para el bienestar de los alumnos; amplia, cómoda y acogedora  sala de profesores, un patio pavimentado y otros significativos proyectos, 

Bibliotecas CRA, PME y otros logros alcanzados junto con su equipo directivo conformado por el Sr. Luis Bravo, Inspector General y la Srta. María Magdalena Bravo, jefe de Unidad Técnica Pedagógica, acompañados  también, por un destacado y selecto equipo de profesores y profesoras.

            Hoy, nuestra escuela, Aurora de Chile, al cumplir el quincuagésimo primer aniversario, Se encuentra bajo la administración y dirección del señor Osvaldo Alberto Rojas Salgado, quien asumió el cargo  en Mayo del año recién pasado. Sus políticas administrativas, han logrado el incremento de la matrícula en un 30%, es decir, el aumento de matrícula efectiva de 120 alumnos, sumando en total a la fecha, 553 y por consiguiente se ha incrementado la dotación de profesores y profesionales de apoyo a la gestión educativa en favor de nuestros alumnos. Hoy la escuela cuenta con una dotación de 29 profesores estables de excelentes resultados en el  proceso de Evaluación Docente,  incluidas tres destacadas educadoras además de sus respectivas asistentes, 2 sicólogas, una fonoaudióloga, 1 kinesiólogo, dos asistentes, dos auxiliar de servicios tres asistentes administrativos entre otros. Junto con ello ha logrado la implementación de una sala provisoria para el desempeño de las profesionales del área de Educación Diferencial, además de mantener para este año, la Excelencia Académica. Lo que se traduce todo esto, en un significativo crecimiento.

          De esta manera, nos encuentra Mayo de 2014, celebrando los 51 años del el inicio de esta escuela que es ahora  una escuela grande, moderna y bonita, con muchos niños y niñas de prebásica y dos cursos por nivel de primero a octavo  año, que dan vida a esta escuela,  la que ha estado al servicio educativo y social de la comunidad, para cuyo fin, fue creada y que a través del tiempo ha ido creciendo y ganando prestigio y reconocimiento en el concierto educativo de nuestra ciudad.

 He aquí su historia, sucinta pero significativa. Porque recordar nuestros orígenes es un encuentro con el pasado, para admirar el trabajo de nuestros predecesores, reflexionar sobre  el presente  para mirar con claridad y seguridad el futuro.

Patricio Antonio Cancino Durán - Profesor de Lenguaje y Comunicación

Fuentes de Consulta:

Revista Escolar Aurora de Chile (Año 2010)

Registro Escolar Esc. 88 Año 1963

Recuerdos y vivencias personales de Sr. Juan Carlos Valdés Vásquez (Vecino, Exalumno y apoderado.)

01